Al ojo del amo: Como valorar una Start Up

Hace poco tuve la oportunidad de entrevistarme con una empresa que están desarrollando un modelo muy interesante que se llama www.crowfunder.com, Ellos buscan inversionistas pequeños pero a diferencia del crowfounding donde te ofrecen una recompensa, los inversionistas compran acciones de la empresa. La inversiones pueden ser tan bajas como de $50,000 pesos y ellos gestionan la convocatoria y administración de todos los inversionistas pequeños en una sola bolsa.

gente inyectando capital

Pero ¿Cuáles son las características más importantes que debe tener una StartUp o proyecto para promoverla dentro de su cartera? Básicamente tres: la primera es que el proyecto tenga tracción, la segunda que sea un proyecto escalable y la tercera que la empresa ya esté constituida.
Si nos referimos textualmente a la palabra tracción, uno se puede imaginar que tiene que ver con que la máquina comience a moverse, que los engranes empiezan a tronar y a encajar. No importa si aun no estas en punto de equilibrio, lo importante es que tu empresa tiene clientes o usuarios.
El segundo concepto por lo cuál tu proyecto puede ser interesante para un grupo inversionista es “la escalabilidad”. De lo que se trata es que tu costo por unidad tienda a cero en relación al incremento en el volumen de venta y o producción. Es decir, que vender o captar más mercado vaya costando menos.

La siguiente pregunta que debe ser contestada es; ¿Cuánto vale mi empresa? y ¿Cuál es la cantidad que debo solicitar? En alguna ocasión un profesor en mi paso de estudiante nos comentó que una empresa vale por su capacidad de hacer negocio, en aquel entonces no le entendí muy bien pero se me quedó muy grabado. La capacidad de hacer negocio se refiere a que tan ágil o tan efectiva es la estrategia comercial de la empresa y que tan bien se logra la aceptación del mercado. Esto es precisamente la tracción. Tener tracción significa que el mercado lo esta aceptando y que tu estrategia comercial está funcionando.  Esto de alguna forma significa menos riesgo y tu proyecto será visto con mejores ojos además tu poder de negociación crecerá.

Ahora, la pregunta sigue abierta; ¿Cuánto vale mi empresa “PreMoney”? Hago un paréntesis; los
gurús de fondeo se refieren al concepto de “PreMoney” para indicar que la empresa no ha recibido una inversión de capital y básicamente se ha fondeado con capital propio de los fundadores, con su tiempo, su trabajo o con capital de su familia o amigos. Regresando al tema, una primera valuación que puede hacer un emprendedor es que considere como valor inicial de su empresa el capital que va a requerir  antes de llegar al punto de equilibrio y yo diría que un poco más para que tenga margen de negociación para considerar más de una ronda de inversión. Así es, este valor es totalmente tu decisión y tu percepción del mercado. Puedes utilizar también la técnica del VPN de tu proyecto a tres o cinco años y partir de ahí. Pero al final, la decisión es tuya.
Grafica Pre money Post MoneyPermiteme poner el siguiente ejemplo; pensemos que en tu proyección a 3 años el valor presente de tu proyecto es de $3,000,000.00 pero en tu proyección tú calculas que vas a llegar al punto de equilibrio en 18 meses y eso representa gastos por $500,000.00. Te recomendaría que tuvieses un tercer dato; que proporción de la empresa deseas conservar después de la primera ronda. Esta es la clave, por lo pronto no pienses en la segunda o tercera ronda, concentrate en la primera. Con estos tres datos tu podrías definir los siguiente; primero, cuanto dinero vas a buscar. La primera opción que podrías pensar son los $500s, sin embargo yo te recomendaría que vayas por un poco más, digamos los $800s. La segunda pregunta es, ¿Qué proporción de mi empresa estoy dispuesto a ofrecer? y aquí mi recomendación sería entre un 25% y un 30%. Puede ser mayor, pero eso depende mucho del riesgo que percibas tu y el inversionista pero esta cantidad te abre la posibilidad para ir por la siguiente ronda conservando una buena posición. La gran ventaja para el inversionista es el valor de la acción, su apuesta es comprar barato esperando que las acciones pueden valer mucho más en poco tiempo. Lo más importante es que el proyecto se lleve a cabo y lo pruebes en el mercado. Hasta aquí, si lo ves, realmente el valor de la empresa ya se torna irrelevante, la apuesta es a que el emprendedor con su equipo sean capaces de llevar la oferta al mercado. De eso se trata y de aquí el valor de la escalabilidad en tu proyecto. Escalabilidad se traduce en tiempo y en valor de acción y además de que en corto tiempo, los gastos de tu empresa puedan ser cubiertos por las mismas ventas.

Recuerdo hace algunos años que la valuación de proyectos era muy formal con proyecciones financieras bien hechas y sustentadas. Hoy lo importante es la tracción y la escalabilidad que básicamente tiene que ver directamente con el equipo emprendedor, con su modelo de negocio y con la prueba de mercado.

Corriente Alterna: La Brecha Tecnológica

De
niño, solía imaginar cómo sería el mundo cuando fuera un adulto. En mi mente podía
ver las modernas ciudades, con cielos repletos de autos voladores. Sus dueños,
después de un largo día de trabajo serían atendidos por amables sirvientes
robot, los viajes espaciales serían parte de la vida cotidiana. 

supersonicos una realidad

Esta fantasía
fue desvaneciéndose conforme nos acercábamos al nuevo milenio, y salvo algunas
innovaciones, las cosas siguieron prácticamente iguales. Al parecer el desarrollo
tecnológico no fue tan acelerado, ni tampoco se dio en la dirección esperada. 
Ya
entrados en el siglo XXI, he entendido que la tecnología es un privilegio. Quien posee la  versión más adelantada, es en consecuencia quien mueve al
mundo. Por lo tanto, esta no puede distribuirse masivamente, sino hasta que es
considerada obsoleta por la élite. En otras palabras,  estamos rezagados respecto a la tecnología de
punta. ¿Pero cuánto?
Podemos
darnos una idea con algunos aparatos de uso cotidiano. Nuestro celular, por
ejemplo, fue inventado durante la segunda guerra mundial y comercializado a
finales de los años ochenta. Los mapas satelitales se utilizaron
rutinariamente desde la guerra fría, y finalmente fueron liberados al público hace no
más de diez años por Google. Internet, originalmente conocido como ARPANET, fue el medio
de transmisión convencional del ejército norteamericano en los setenta, y
súbitamente apareció en nuestras vidas a mediados de los noventas. 
Si
hiciéramos un promedio del lapso que transcurre entre un invento de alto impacto
tecnológico y su aplicación en nuestra vida cotidiana, sería de aproximadamente  cuarenta años. A este desfase se le conoce como Brecha Tecnológica
(Technology gap). 
Entonces, ¿Qué  inventos existen e ignoramos? . Aquí una breve lista:
·         

  • Pintura
    digital. Consiste en esmaltes con nano cristales dispersos, que se aplican en     superficies
    y cambian instantáneamente al color de nuestra preferencia.
rostro pintado con pintura digital
  • Teletransportación. Empleando generadores de hologramas se proyectan réplicas tridimensionales de
    personas u objetos en uno o más lugares distantes.

    teletransportacion
  • Telequinesis.
    Mediante electrodos se colectan impulsos cerebrales, e interpretan con
    sofisticados algoritmos computacionales, luego se  transmiten vía inalámbrica a
    sensores de dispositivos electromecánicos, que a su vez mueven objetos lejanos.
telequinesis

  • Proyectores
    de pensamientos. Se ha consolidado una extensa base de datos de las áreas del
    cerebro que se activan al imaginar objetos, revelando un patrón entre ellos,
    que es reconocido por un software, y proyecta  la imagen que le corresponde. Al interconectar usuarios, es posible compartir estas imagenes por medio del pensamiento colectivo, a esto lo llamamos telepatía.

    proyector de pensamientos
¿Y cómo sé todo esto?
Existen prestigiados investigadores, como
Michio Kaku, Paul Davies, entre otros,  que
conocen de primera mano e incluso contribuyen a estos desarrollos, y gracias a
su labor de divulgación científica, nos han permitido asomarnos a esta fascinante
ventana. 
Por cierto, también nos mencionan
autos voladores que son probados en bases militares, impulsados por motores
cuánticos.
Quizás no estaba tan errado de niño.