Al ojo del amo: Ecología, un estupendo negocio

Te imaginas a nuestro planeta en un día donde el aire estuviese tan contaminado que no pudieras respirar, o que el agua estuviese tan contaminada que no la pudieses beber? Esto si que es un problema y por consecuencia una oportunidad.

Sólo un 2,5% de toda el agua tiene una salinidad lo suficientemente baja como para considerarla agua dulce. De este 2,5% de agua dulce del que hablábamos, el 79% se encuentra concentrado en los polos en forma de hielo, el 20% son aguas subterráneas y sólo un 1% se encuentra en la superficie. Pero es que, además, de este 1% la mitad se encuentra en lagos, el 38% mezclada con el suelo, el 8% en forma de humedad atmosférica, el 1% en organismos vivos y otro 1% en los ríos. Resumiendo: el agua potable a la que tenemos acceso es un 0,008% del total disponible. Una buena forma de entender esto es con una imagen: si toda el agua del planeta cupiera en un cubo de 5 litros, el agua dulce disponible no llegaría a llenar una cucharita; de esta cucharita, el ser humano sólo puede aprovechar dos gotas. Ahora, la cantidad de agua existente es exactamente la misma que existe desde los inicios de la humanidad. El agua lleva el ciclo natural que todos conocemos. El grave problema es que se esta contaminando y muy rápido.

el humano solo tiene acceso al .08 porciento del agua

Prácticamente todas las actividades productoras de bienes generan contaminantes como subproductos no deseados. Entre los contaminantes más importantes del agua creados por las actividades humanas se encuentran microbios patógenos, nutrientes, sustancias que consumen el oxígeno del agua, metales pesados y materia orgánica persistente, así como sedimentos en suspensión y pesticidas. Generalmente, los contaminantes son la causa más importante de la pérdida de calidad del agua en todo el mundo. De manera global, el problema más común con respecto a la calidad del agua es la eutrofización, resultado de grandes cantidades de nutrientes (principalmente fósforo y nitrógeno), que deteriora considerablemente los usos benéficos del agua. Las necesidades previstas en la producción de alimentos, junto con el aumento de los efluentes de aguas residuales asociados al crecimiento de la población en los próximos tres decenios, hacen prever un incremento del 10%-15% en la carga de nitrógeno que aportan los ríos a los ecosistemas costeros, continuando con la tendencia observada entre 1970 y 1995. Más del 80% de las aguas residuales en los países en vías de desarrollo se descarga sin tratamiento, contaminando ríos, lagos y zonas costeras. Muchas industrias – algunas de ellas conocidas por ser altamente contaminantes (tales como la industria química y del cuero) – se están trasladando de los países con ingresos altos a los países de economías emergentes (http://www.unesco.org/). Algunos investigadores indican que ahora el lugar más contaminado está en un barrio de Accra, la capital de Ghana, designado destino de la chatarra electrónica procedente de Europa y Norteamérica. Este lugar se ve afectado por metales tales como plomo, berilio, cadmio o mercurio, que expulsan los teléfonos, ordenadores, tabletas o cámaras fotográficas que en el primer mundo la gente ha dejado de dar uso.

Definitivamente este modo de vida no es sostenible. Independientemente de lo que hagan los gobiernos para desarrollar normativas que orillen a las empresas a desarrollar procesos de fabricación mas limpios, hoy en día esta situación genera múltiples oportunidades de negocio aún no desatendidas. Te doy un primer ejemplo; México se encuentra entre los principales consumidores de bebidas embotelladas en el mundo y de las 800 mil toneladas de PET que se producen cada año sólo 15% se recicla. Tan sólo en el valle de México se consumen diariamente 600 toneladas de PET; cada mexicano desecha siete kilogramos al año, y anualmente la generación de este tipo de plástico aumenta en siete por ciento. Todavía en el 2015 y de acuerdo con la Asociación Nacional de Industrias del Plástico, la industria del reciclaje en México asciende a tres mil millones de dólares anuales, y mantiene un crecimiento de 10 por ciento al año.

Anualmente la generación de este tipo de plástico aumenta en siete por ciento

Los bonos verdes es un segundo muy buen ejemplo de como esta creciendo esta industria. Los bonos verdes son títulos de crédito emitidos por instituciones públicas o privadas que están calificadas para manejarlos. Son activos líquidos y de ingreso fijo que buscan realizar proyectos verdes, es decir sustentables, y obtener financiamiento por parte de inversionistas interesados, para al final, retornar el rendimiento de su inversión. En 2013, se emitieron bonos verdes con valor estimado de $11,000 millones de dólares y el presidente del Banco Mundial, Jim Kim, proyectó que esta cifra sería duplicada antes de finalizar el año 2015 .(https://es.wikipedia.org/wiki/Bono_verde).
Los bonos verdes en México tienen oportunidades de crecimiento en sectores como: energía renovable, eficiencia energética, transporte limpio, gestión de agua y adaptación al cambio climático, explicó Carlos Mendoza, director de la Práctica de Sustentabilidad y Cambio Climático de PwC. En octubre de 2015, NAFIN realizó una transacción por un monto de 500 millones de dólares, a un plazo de cinco años y un rendimiento al vencimiento de 3.41%. La transacción registró una demanda por un monto superior a 2,500 millones de dólares, es decir, más de cinco veces del monto total colocado.

La colocación en mercados internacionales tuvo la participación de inversionistas de Estados Unidos, Europa y Asia, y servirá para financiar un portafolio de nueve parques eólicos ubicados en Oaxaca, Nuevo León y Baja California. (http://www.nafin.com/portalnf/content/sobre-nafinsa/sala-de-prensa/boletin_043_015.html).  Como complemento a la emisión del 2015 en dólares, el pasado 2 de septiembre NAFIN emitio otro bono verde por 2 mil millones de pesos. Para dimensionar un poco la oportunidad, de acuerdo con Bank of America Merrill Lynch, sólo este año 2016, China planea emitir bonos verdes por 46.000 millones de dólares, así como ganar con ellos unos 100.000 millones de yuanes (14.800 millones de dólares), que se asignarán en proyectos ambientales.

CFE permite estar conectado a la red electrica y utilizar la electricidad que ofrece, cuando tu sistema solar está apagado
Por último y si tu empresa esta interesada en
obtener incentivos fiscales de origen ecológico, aquí te dejo otro dato: la CFE permite estar conectado a la red eléctrica y utilizar la electricidad que ofrece solo cuando tu sistema solar para generar energía eléctrica no está produciendo. Esto disminuye tu consumo considerablemente dependiendo de la capacidad de producción de tu sistema solar. Para todo comprador de paneles solares, según la Ley del ISR Articulo 32 fracción XXVI, es posible deducir el 100% de tu inversión inicial en un solo ejercicio fiscal beneficiando al contribuyente con hasta un 30% de ahorro en su compra de un sistema solar.

Y aun hay mas !!! ,,, solo es cuestión de investigar