Corriente Alterna: El amo del abismo

¿Sabe usted cuál es la divisa más cara del mundo? ¿El dólar?, ¿La libra esterlina? , ¿O posiblemente el Dinar Kuwaití?, que vale unos 3.33 USD.

No, ninguna de estas recias monedas lo son, y tan solo equivalen a centavos del rey de los dineros, cuya  escandalosa paridad al día de hoy es de ¡8000 USD!, si, leyó bien, ocho mil dólares norteamericanos, con ustedes: el Bitcoin.

Durante mucho tiempo, las monedas de las naciones han sido controladas por un emisor central, sin embargo, como resultado de las crecientes operaciones en línea, el dinero ha perdido de manera dramática su forma física, convirtiéndose paulatinamente en digital, y como una oveja desbalagada, el bitcoin tomó un camino que prescinde del respaldo de gobierno o entidad regulatoria alguna. Actualmente su economía se valora en aproximadamente 5 mil millones de dólares.

¿Cómo funciona?

De manera simplificada, se requiere acceder al portal de bitcoin y afiliarnos a su comunidad, puede ser bajo un alias y con dirección virtual.

Cuando se realiza una transacción, la plataforma genera un mensaje encriptado (bitcoin) que deberá llegar hasta un receptor final completamente descifrado, entonces se completa el pago.

Dentro de esta comunidad, existen programadores expertos conocidos como nodos,  que compiten entre sí por decodificar cada bitcoin emitido. Esta labor se realiza mediante supercomputadoras y avanzados algoritmos. Al lograr romperlo, reciben una comisión.

Debido a que cada vez los mensajes son más complejos. Mayores son los recursos computacionales y de programación que se requieren para decodificarlos, y por lo tanto mayor es el precio de cada bitcoin a lo largo del tiempo. Es por este motivo, que en 2012 un bitcoin valía 0.07 USD, en 2016 420 USD y al día de hoy vale 8000 USD.

Como simple usuario, uno solo se percata que ocurren transferencias instantáneas de fondos, ya que el proceso de decodificación ocurre muy rápidamente.

Desde su aparición, esta criptodivisa ha sido muy controvertida, y a pesar de que es aceptada en diversos sitios de Internet, aún no se ha generalizado. Principalmente por los grandes riesgos que implica su resguardo, ya que en no pocas ocasiones, confiados ahorradores han sido víctimas de hackers, que de la noche a la mañana han vaciado sus bóvedas digitales sin dejar rastro alguno. Entonces, ¿qué tiene de atractiva esta fantasmagórica moneda?

Estimado lector, posiblemente internet es para usted un lugar asombroso, en el que puede encontrar todo lo que busca. Pero por inmensa que nos parezca, nosotros solamente conocemos la superficie de la red, la punta del iceberg. Existe sin embargo, un submundo, invisible para el internauta común, densamente poblado por lo prohibido, con oscuros alcances, simplemente imposibles de imaginar. Es la red profunda deepweb, de la que más adelante quizás escribiré, en ella todo tiene un precio y solo existe una ley, la del bitcoin.