Así me lo recetó el Doctor: Vivir armados?

En estos días nos hemos enterado de la
escalada que la delincuencia ha tenido en nuestro país y aun cuando nuestras
autoridades han tratado de mantener tranquila a la sociedad argumentando que de
acuerdo a sus estadísticas, sondeos y todo lo que se les ocurre para justificar
su falta de éxito en el combate a la delincuencia, esta ha disminuido
notablemente en comparación con períodos similares de años pasados, la percepción
de la ciudadania ante este tipo de declaraciones es completamente distinta,
derivado de las propias experiencias vividas ante los fenómenos delincuenciales
cada vez más evidentes.

Aun así, la mayoría de los mexicanos
partimos muy temprano a realizar nuestras actividades cotidianas, con el temor
y ante la enorme posibilidad de tener un encuentro inesperado con los amantes
de lo ajeno (en cualquiera de sus modalidades), llevando con nosotros el hartazgo
por la pasividad de nuestros gobernantes para tomar medidas que contribuyan al
mejoramiento de una sociedad cada vez más descompuesta.

Ante esto, ya han surgido
autodenominados “superhéroes sociales”, que pretendiendo sacar raja política de
tan complicada situación en la que los ciudadanos comunes y corrientes vivimos,
han levantado la mano proponiendo las más inverosímiles soluciones para poner
un freno definitivo ante dicha situación.

De tal suerte, hace algunos días una
de estas “fabulosas e innovadoras ideas” hizo eco en los medios de comunicación
por los alcances que la misma puede tener, refiriéndome a la Iniciativa de Ley
auspiciada por un Senador la República, cuyo nombre no mencionaré, ni tampoco
su extracción partidista, pero que hace algunos meses tras una encarnecida
batalla legal ante los Tribunales, resultó perdedor en la contienda electoral a
la Gobernatura del Estado de Colima.

En esta Iniciativa de Ley, este “super
héroe social” propuso reformar el artículo 10 de nuestra Constitución Política para
permitir que los mexicanos porten armas de fuego para
su seguridad y legítima defensa en sus automóviles y negocios, claro, aclarando
que solamente las armas permitidas por la ley y no aquellas reservadas para las
Fuerzas Armadas, lo anterior derivado del incremento en los indices delictivos
en México.

Como debes imaginarte, la reacción
ante dicha Iniciativa no se hizo esperar, pronunciandose la mayoría de las
fuerzas políticas de nuestro país, inclusive también la casa política del
Senador de la República y sus propios compañeros de bancada, en contra de la
implementación de esta controvertida reforma, cuya consecuencia inmediata se
traduce en “armar a todo México contra la delincuencia”.

Ante la negativa manifiesta por parte
de los actores políticos en nuestro país, este encomiable y valiente personaje
público, amago con recolectar 150 mil firmas de la ciudadanía para respaldar su
audaz propuesta y modificar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos,
siendo esta cantidad de firmas las requeridas para conseguir su objetivo a
través de una denominada iniciativa ciudadana o una
iniciativa popular.
        

Ya cada uno de nosotros externará su
aceptación o rechazo ante esta iniciativa de ley, la cual promete solucionar de
manera definitiva el fenómeno de la delincuencia en nuestro país, lo que para
su promotor, solamente se puede lograr armando hasta los dientes a la
ciudadanía, es decir, combatir el fuego con el fuego, la violencia con más
violencia.

…La receta   

A la fecha, si es tu deseo poseer y/o
portar un arma de fuego, nuestra Constitución Política establece en su artículo
10, la garantía de la ciudadania para ejercitar este derecho, cubriendo los
requisitos que para tal efecto se encuentran contenidos en la Ley Federal de
Armas de Fuego y Explosivos.

Entonces, ¿Que debo hacer si quiero
adquirir un arma de fuego? y ¿Qué debo hacer si deseo obtener un permiso de portación
para un arma de fuego?; la solución a estos cuestionamiento va de la mano, ya
que primero hay que adquirir de manera legal el arma de fuego y después
tramitar el permiso de portación.

En ese orden de ideas, la Secretaría
de la Defensa Nacional es el Ente encargado de la fabricación y
comercialización de las armas de fuego y explosivos, así como del otorgamiento
del permiso de portación correspondiente, función que desempeña de manera
conjunta con la Secretaría de Gobernación.

Recuerda que solamente podrás
adquirir y/o portar un arma de fuego de las permitidas por la Ley Federal de
Armas de Fuego y Explosivos, te dejo el enlace para que conozcas que calibres
están permitidos (http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/102_12nov15.pdf).

Por lo que respecta a la compra de
armas de fuego y municiones, te dejo el enlace de la página web que explica
paso por paso lo que tienes que hacer, así como el enlace de las solicitudes
que se deben requisitar:

(http://www.sedena.gob.mx/pdf/tramites/rfafyce/mar_2010/Fabricacion/RFA-FC-009.pdf)

Para solicitar el permiso de portación
de arma de fuego, dejo el enlace de la página web que te explican el
procedimiento a seguir.

http://www.gob.mx/sedena/acciones-y-programas/sedena-02-025

Espero que si tu deseo es poseer y/o
portar un arma de fuego, este artículo te sirva como base ante los trámites que
tendrás que realizar.

Me despido, no sin antes citar una de
las 75 frases más celebres de Nelson Mandela “La educación es el arma más poderosa
que puedes usar para cambiar el mundo”.

Decide tú, si vivir armado es lo mejor
que se puede hacer ante estos tiempos violentos en nuestro país.

4 thoughts on “Así me lo recetó el Doctor: Vivir armados?

    1. Hola Rogelio. Con gusto te doy mi punto de vista. La delincuencia en nuestro pais obedece a situaciones de indole multifactorial. En consecuencia, la prevencion se debe asumir desde diversos enfoques: social,comunitario, situacional, psicosocial. Todos estos son determinantes para la prevencion y erradicacion de la delincuencia en nuestro pais.
      Gracias por tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *