Putin

Corriente Alterna: La guerra por la inteligencia.

En 1982, el cineasta francés Jean-Jaques Annaud rodó la súper producción La Guerra del fuego, basada en la novela homónima. Esta magnífica película situada en el Pleistoceno, nos narra la lucha de los individuos de entonces por controlar este elemento. Cuando la tribu de neandertales Ulam es atacada por un clan rival, los supervivientes huyen a través de un pantano. En una jaula de huesos celosamente guardaban un pequeño mechero, cuya flama mantenían viva desde hace varias generaciones. Ante el peligro acechante, el burdo envoltorio cae a las fangosas aguas, el fuego se extingue dramáticamente. Los Ulam desconocen cómo producirlo, la pérdida es devastadora. Entonces el sabio de la tribu encomienda al  cazador Naoh y dos de sus mejores hombres a recuperar el valioso legado.

Es 2017, el  hombre domina el fuego, ya no es un bien preciado digno de guerras, tampoco lo son las arcas de tesoros, incluso tampoco los pedazos de tierra. Hoy en día existe una guerra abierta entre las naciones más poderosas. Un conflicto que se pelea en este momento sin descanso, silencioso para la gente común, pero encarnizado para estas superpotencias que buscan desde hace mucho tiempo el medio para someter a enemigo. Ya no con una flama, sino con un código, aquél que desentrañe el mayor misterio que tenemos como especie, el arma más mortífera: nuestra inteligencia. Emulada y trasplantada a un sistema de supercomputadoras; capaz de tomar múltiples y complejas decisiones, que le permitan inmiscuirse en sus intrínsecos sistemas de cómputo, y provocar severos daños a su economía e infraestructura. Anticipar cualquier ataque cibernético y crear defensas que lo anulen incluso antes de ser lanzado. Y lo mejor de todo, lo haría de manera autónoma, recolectando toda la información disponible de todas las computadoras del mundo y analizándolas a velocidades de procesamiento inconcebibles. Para tomar las decisiones más acertadas, con las menores consecuencias posibles. A esto se le conoce como Inteligencia Artificial, cuyo origen data de la segunda guerra mundial, cuando el matemático inglés Alan Turing se dio a la tarea de descifrar el código ENIGMA que encriptaba los mensajes nazis y que rápidamente entendió que esta labor sería imposible de realizar incluso para un ejército de genios. Por lo que echó mano de los adelantos tecnológicos de la época para crear su célebre máquina, que eventualmente logró romper el hermético lenguaje enemigo, sentenciado así a la belicosa Alemania.

Este evento abrió los ojos a las grandes potencias, quienes a partir de ese momento dedicaron enormes recursos para desarrollar los sistemas más sofisticados de procesamiento de datos. Se había iniciado una nueva era. Con ella nacían las emblemáticas empresas de informática, las prestigiosas universidades formaban a expertos en este campo. La carrera por la supremacía en Inteligencia Artificial comenzaba, aquél que la ganara dPutin ominaría el mundo. Actualmente, los jugadores principales en esta misión son desde luego los Estados Unidos de Norteamérica, Inglaterra, Francia, Rusia, China y recientemente India e Israel. Estas naciones se encuentran en constante desarrollo en técnicas y equipo computacional de Inteligencia Artificial (IA) que son probados en vivo como espías virtuales en prácticamente todos los dispositivos electrónicos del mundo. Desde un simple celular hasta sofisticados sistemas de defensa militar. El nivel de desarrollo de estas tecnologías es tan avanzado, que Vladimir Putin externó recientemente su preocupación respecto al peligro que podrán representar para la paz mundial. Al prescindir éstas de la guía humana y basar sus decisiones en análisis autónomos que en cierto momento desencadenen una conflagración global.

Al final de la película, Naoh regresa con sus dos compañeros con los suyos, ya no con el fuego, sino con una extraña mujer, quien lleva en su vientre a su hijo, el primer homo sapiens híbrido, sería nuestro ancestro, y que ante el asombro infinito de los toscos neandertales, hace nacer la flama con solo frotar chispeantes pedernales sobre hierbas secas. La tribu estaba salvada, era ahora la dueña del mundo.

 

Al ojo del amo: Creatividad y automatización

Nesta, el gran catalizador de la innovación en el Reino Unido, artífice del FutureFest, intentó adelantarse al “shock” del futuro con su Proyecto Creatividad vs Robots, como prolongación del inquietante primer estudio sobre el impacto de la robótica en la economía y en la sociedad: Nuestro trabajo ya está hecho. La clara apuesta en un futuro cada vez más automatizado se llama “economía creativa”.”Los trabajos creativos son aquellos que requieren el uso de habilidades cognitivas para producir bienes o servicios que no pueden ser anticipadas plenamente”, explica Hasan Bakhshi, director de Economía Creativa de Nesta, que estima que existe el potencial para crear hasta un millón de nuevos empleos en esta categoría en los próximos 15 años en el Reino Unido.”Hasta el 24% de los trabajos en nuestro país pueden ser considerados creativos, y el 87% están en bajo o nulo riesgo de automatización, frente al 40% de los empleos en general”, sostiene Bakhshi. “Estamos hablando de empleos como artistas, músicos, diseñadores, programadores, arquitectos, relaciones públicas… El papel de estos profesionales es esencial no solo en las industrias estrictamente creativas, sino en casi todos los sectores de la economía”.

Ante el reto de la automatización, Nesta aconseja profundos cambios en la educación (para hacerla más multidisciplinaria) y en la planeación (creación de clusters de innovación en las ciudades). En su informe sobre el futuro del empleo en la Unión Europea, España figura con un total de 840.000 empleos creativos (bajo riesgo de automatización) de una fuerza estimada en 18 millones de trabajadores.La otra cara de la moneda, reconoce Bakhshi, es la naturaleza abierta -y por extensión más precaria- que acompaña normalmente al trabajo creativo. “Las grandes compañías pueden diversificar riesgos y ofrecer carreras tradicionales a este tipo de trabajadores, pero gran parte de la actividad se está yendo hacia las pequeñas empresas o hacia el mundo freelance. Los empleos precarios pueden ser “eficientes” para las economías, pero también dolorosos para los trabajadores, y hay muchas situaciones que requerirán la intervención de los gobiernos en el área de la seguridad social”. La disrupción tecnológica irrumpirá en cualquier caso en los trabajos administrativos, la contabilidad, la atención directa al público, el transporte, la construcción y la extracción, la banca, los gobiernos locales, las tiendas, los cafés y restaurantes.Hasta aquí la advertencia formulada por Michael Osborne y Carl Frey, de la Universidad de Oxford, que hicieron un repaso a más de 700 trabajos actuales y emitieron un veredicto implacable: el 47% de los empleos pueden considerarse de alto riesgo de ser automatizados en los próximos 10 o 20 años.

La buena noticia es que los trabajos que requieren creatividad, inteligencia social y un alto nivel de complejidad o destreza no corren gran peligro, advierte el ingeniero y matemático Michael Osborne. “En algunas profesiones, la automatización forzará grandes cambios, pero no tiene por qué suponer la destrucción masiva de empleos”.”La gran pregunta es: ¿Hasta dónde llegarán las máquinas?”, advierte finalmente Andy Haldane, desde la atalaya del Banco de Inglaterra. “Hay una gran posibilidad de que el espacio reservado a las habilidades humanas siga encogiéndose aún más. Si esta visión fructifica, por futurista que pueda parecer, existirá el riesgo de un desempleo o un subempleo masivo, y un ensanchamiento de la “brecha” de salarios, entre los que ocupan posiciones altamente especializadas y el resto de la población”.

Y en México que esta pasando?. De acuerdo a una nota de el periódico El Economista, México desplazó en el 2015 a Canadá como el principal destino de las exportaciones de equipos de automatización industrial originarios de Estados Unidos, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio. Además, por su mejor perfil manufacturero México se mantendrá en perspectiva como el primer destino de las ventas estadounidenses de estos equipos, de conformidad con un estudio realizado por la Administración Internacional de Comercio (ITA, por su sigla en inglés) del gobierno de Estados Unidos. En el 2015 México importó equipos de automatización industrial de su vecino del norte por 2,235 millones de dólares; en tanto, las compras de Canadá fueron por 1,927 millones, y las de Alemania, colocado en la tercera posición, por 546 millones.

El mercado de la Automatización Industrial y Robótica de México crece de la mano de la prosperas industrias automotriz y aerospacial colocando al país como una potencia industrial para la cuarta revolución industrial. Esto representa nuevos tipos de capacidades y de oportunidades.
Según la BBVA Research, la incertidumbre genera miedo sin embargo hay evidencia suficiente que la humanidad se ha adaptado, con sus costos asociados, a la nueva tendencia y aplicación de tecnología. Por ejemplo, sabemos que Sócrates desconfiaba de la escritura. Esa tecnología, advertía el filósofo, destruiría la tradición oral griega y la gente olvidaría las canciones y poemas épicos –como La Ilíada de Homero– tan importantes para el helenismo. Afortunadamente no fue así. Lo mismo pasó con la imprenta de Gutenberg, la máquina de vapor de Watt, el telégrafo de Morse y la línea de ensamblaje de Ford. Lo mismo con el periódico, el radio, la televisión y el Internet. Los conservadores del momento se resistieron bajo el supuesto de que estas nuevas tecnologías desplazarían al hombre. Pero lo cierto es que esos miedos han sido errados. El hombre, en conjunto, no sólo ha adoptado estas tecnologías sino que se ha adaptado a ellas.

Sin embrago también creo que viviremos cambios que podrán incluso definir nuevos oficios y redefinición de capacidades y que el diseño de tipo de ciudades se modificará. De lo que si estoy seguro es que no falta mucho tiempo para saberlo.

AL OJO DEL AMO: Inteligencia artificial

Quién de nosotros no ha visto una película de ciencia ficción donde los robots cobran vida; desde las violentas como “Terminator” hasta las más dulces como Wall-e. Y nadie podrá negar que una de las característica principales es que los robots toman comportamientos, razonamientos y hasta valores humanos. ¡Se parecen a nosotros!

Pero la inteligencia artificial no se limita a los robots. En nuestras vidas y tareas del día a día nos topamos y convivimos cada vez más con la inteligencia artificial muchas veces sin darnos cuenta.

Permítete darte algunos ejemplos incluyendo algunas de las tendencias digitales que se vislumbran para este 2017. Cada vez más, la publicidad es vendida en función a la audiencias deseada y un ejemplo muy sencillo es Facebook. Con el uso de IA  puede acelerar el reconocimiento de imágenes, modelamiento de lenguaje y otras tareas donde la maquina aprende. Por ejemplo, tu defines el segmento de mercado y el anuncio se desplegará ante la audiencia que mejor se identifique con lo que buscas promover. Con algoritmos se software, la máquina aprende sobre tus comportamientos, gustos y hábitos y así elige la audiencia. Se le llama, publicidad programática. Esto también se trasladará a la publicidad por ejemplo en espectaculares o como se conoce en inglés “Digital Sinage”, que incluso cubrirá cada vez más una interacción con el usuario y podrá determinar tus gustos en función a tu perfil que fácilmente se puede encontrar gracias a tu teléfono móvil.

Los robots, como los conocemos han tenido un gran crecimiento en la manufactura, de hecho el Sr. Trump esta errado al decir que la perdida de empleos en manufactura en EU es debido a la plantas en México, es en gran medida, debido a la incorporación de más robots en las plantas y donde México es un gran cliente para esta industria. Se estima que el 23% de la manufactura para el 2025 en el mundo sea desarrollada por robots y los mayores inversionistas son EU, Canada, Corea del Sur y China. Pero ahí no se han quedado, los robots también ya son enfermeros. En japón han desarrollado a Robear que es un robot asistente para personas mayores o con problemas de movilidad

Ya existen cambios muy importantes que se están presentando en áreas de salud, o retail. En fin, las aplicaciones son infinitas y la posibilidad de lograrlo cada vez más accesibles. Pero para no explicártelo y que tu lo vivas elegí un par de videos que seguramente te sorprenderán.

Al ojo del amo: Incertidumbre vs Oportunidad

Vamos por la vida planeando y pensando que tenemos el control de ella, cuando la realidad nos ha demostrado que lo inesperado es más común de lo que imaginamos y que puede ser causa de grandes cambios.

En su libro La ley del quizás, la consultora de negocios Allison Carmen toma como punto de partida una célebre fábula oriental que le contó su profesor de chi kung, una terapia medicinal de origen chino que se basa en el control de la relajación, para explicar su teoría sobre lo incierto. La historia dice así:
Un día, el caballo de un campesino se escapó. Su vecino le dijo: “¡Qué mala suerte has tenido!”. El granjero le respondió: “Quizás”. Al día siguiente, el animal regresó acompañado de cinco yeguas. El hombre volvió y le felicitó: “¡Qué buena suerte has tenido!”. El dueño replicó: “Quizás”. Poco después, el hijo del campesino, que solía montar a caballo, se cayó y se rompió una pierna. El amigo le comentó: “¡Qué mala suerte has tenido!”. Este contestó: “Quizás”. Al día siguiente llegaron unos oficiales del Ejército para reclutar al muchacho y luchar en la guerra, pero no pudieron llevárselo porque tenía la pierna rota. Entonces el vecino exclamó: “¡Qué buena suerte has tenido!”. El padre repitió: “Quizás”.
Cuantas veces no te has lamentado porque te sucedió algo y al final del día, “zaz” esa situación fue la que te saco a flote. Todo depende de la perspectiva que le des a dicho acontecimiento. A veces las casualidades pueden ser una excelente guía para tomar la siguiente decisión y esto solamente se logra manteniendo tu mente abierta y libre de juicios.
Durante la primera guerra mundial el ejército británico estaba intentando encontrar un metal mejor para sus armas. El problema era que los cañones de esas armas se deformaban después de varios disparos por la fricción y el calor de las balas. El ejército Inglés le pidió Harry Brearley, que era metalúrgico en una empresa local, que encontrara una solución a este problema y con aleaciones más duras. La leyenda dice que después de probar a añadir cromo al acero Bearley desechó algunos de sus experimentos por considerarlos un fracaso. Los echó, literalmente, al montón de la chatarra. El metalúrgico notó que después de un tiempo esos experimentos no se habían oxidado. Había descubierto el secreto del acero inoxidable. Durante la Primera Guerra Mundial fue utilizado en algunos de los nuevos motores aéreos. Luego se generalizó en el uso de cubertería y material quirúrgico del que muchos hospitales dependen hoy en día.

Infinidad de veces se ha demostrado, que es justamente los momentos de crisis o incertidumbre provocan una mayor creatividad. La clave para
estimular su creatividad
reside en saber observar y hacerse preguntas, crear hipótesis y probar. La inteligencia más genuina
no consiste en responder a
los problemas con recetas de cocina. Para encontrar mejores soluciones a mismos o nuevos problemas es dejar a un lado la arrogancia y la soberbia de creer que todo lo sabes y atreverse a
cuestionarse a sí mismo y aprender a ver fuera de lo habitual. En la
actualidad, aferrarse a lo conocido puede resultar letal. El éxito estriba
en explorar y acertar en las tendencias en un contexto hoy caracterizado por la incertidumbre.

En su influyente ensayo El cisne negro, el investigador y financiero estadounidense Nassim Nicholas Taleb exploraba aquellas cosas que suceden contra cualquier pronóstico o previsión, lo cual tiene lugar con mucha más frecuencia de lo que se pueda creer. Lo que este autor denomina “cisne negro” lo puedes conocer mejor en otro de nuestro artículos Corriente Alterna: El cisne rompequinielas

Hoy contamos cada vez más con herramientas para poder explorar sin que dejes la vida en el intento. Acércate con nosotros en www,bepro.mx para que conozcas algunas de nuestras alternativas que te ofrecemos para emprender.

Corriente Alterna: Los Marcopolos de Tepito

Juán es originario de Tepito,
nació y creció ahí. Desde niño ayudó a su familia en un puesto de chácharas, de
ahí salía para los gastos. De un día a otro las ventas empezaron a bajar, no
tardó en enterarse que su clientela ahora compraba en otro local, que ofrecía
más variedad y aprecios mucho más bajos. 
Se lo habían madrugado.

Algo se tenía que hacer al respecto, así que
reunió a sus hermanos para evaluar alternativas, una era ir a los Ángeles y
comprar en el barrio chino al mayoreo, pero antes habría  que obtener una visa norteamericana, misión
imposible. La segunda, mucho más audaz era ir directamente a China y traerse el
producto. La decisión estaba tomada, juntaron ahorros y encomendaron a  Juan  para la gran aventura. 

Sin mayores complicaciones obtuvo su visa y
días después estaba en Shanghai, sin saber ni inglés ni mucho menos chino, pero
con un fajo de diez mil dólares y un contacto comercial recomendado por un
amigo de otro amigo, que medio hablaba español y eso si, se movía allá como pez
en el agua.

Llevó entonces a Juan con los productores, se dio cuenta que a
diferencia de sus proveedores convencionales, aquí la mercancía se elabora de
acuerdo al gusto del cliente, un factor que más adelante fue determinante.
Cerró el primer trato, así, a la tepiteña, a la mera palabra. Pagó el cincuenta
por ciento como anticipo y el resto contra la entrega en puerto mexicano. Se
tragó la angustia y regresó a México. Un mes después le llegó su contenedor,
cubrió los aranceles y surtió su puesto con nueva mercancía que voló en unas
pocas semanas. Su arriesgada decisión salvó al negocio de la debacle.

A partir
de entonces, Juan es un viajero frecuente a China, va en promedio tres veces al
año y lleva haciéndolo por siete. En el proceso ha aprendido muchísimo.
Primero, que cada producto tiene su provincia; hay una para lentes, otra para
ropa deportiva, otra para celulares… Y que si quieres ser exitoso, no puedes
abarcar todos los segmentos, debes especializarte en uno, en su caso es el de
ropa de mujer de moda y para tallas características de las mexicanas promedio.
Un valor agregado de la flexibilidad del productor chino, que hace lo que le
pides, claro, mientras nunca le falles con los pagos.
El proceso, nos dice
Juan, comienza con un email que le envía a su contacto comercial, indicándole
su itinerario, una vez que llega a Shanghai, lo espera ya un chofer que lo
llevará a la fábrica de su proveedor, hará su negociación mediante su enlace
comercial, que le cobrará una comisión del 10% del trato, inspeccionará  también la calidad del producto terminado y
hará las gestiones para embarcarlo a México. No todo el proceso ha sido una
sedita para Juan, se ha llevado varios reveces, como cuando intentó ampliarse
al sector de los perfumes.

Los primeros embarques llegaron bien, pero una
ocasión le mezclaron en el pedido botellas diluidas y perdió una buena cantidad
de dinero,- ni modo, era el riesgo-, dice, -no era lo mío-. Actualmente, los ahora
conocidos como Marco Polos de Tepito, se han organizado. Viajan en grupo y
llegando a Shanghai se separan,  cada
quien tiene su especialidad de producto, así no se generan competencia
innecesaria. Fijan un plazo para cumplir con sus agendas y así coincidir en el
regreso, como una sencilla pero eficiente comitiva empresarial. La actividad de
los Marco Polos ha ido en aumento, como muestra, se estima que en cada vuelo
México-Shanghai, hay al menos cinco tepiteños. Como  Juan, que se prepara ya para su siguiente
viaje.