Corriente Alterna: El lenguaje de las plantas

Esta mañana es
particularmente grisácea en la ciudad. A pesar de que el sol se ha posado a medio
cielo, las calles parecen  estar en penumbras.  Como un efecto óptico, el pavimento se
prolonga hasta el cielo pareciendo un inmenso telón raído.  Se escucha en algún lugar un avión volando de
cerca, cuesta trabajo encontrarlo entre las nubes de smog. Reviso en el celular
y el índice de calidad del aire se considera aceptable, buena puntada.


Mientras
conduzco a mi encuentro, me doy cuenta una vez más  que esta lamentable problemática es en realidad un
mal auto infligido, un disparo en el pie, un harakiri a varias manos. Sin
embargo,  y por desolador que parezca el
asunto, existen todavía maneras de remediarlo. Hoy alguien me dirá cómo hacerlo,
cómo meter reversa y salir de este oscuro callejón en el que nos hemos
metido.  Estoy a solo a unas cuadras de
distancia y ya me está esperando con su historia, sentado en medio de la
jungla.

Un enorme
portón de hierro custodia la entrada de este edificio sesentón, ni siquiera
debo tocar, está entre abierto, subo uno a uno los escalones que forman la espiral
que me llevará con mi entrevistado.  

-¡Hola Víc!- Me saluda Lúcio, quien me recibe a medio
camino como a un gran amigo a quien no ha visto en tiempo, -ven sígueme, mejor
platicamos arriba-.

invernadero en azotea
De pronto estoy asombrado con lo que tengo frente de
mí, en lo que debería ser una decrépita azotea, hay un tupido invernadero, con
infinidad de plantas, tan exuberantes como variadas, me tomará tiempo analizar
bien la situación.

laberinto de helechos

Por ahora estoy caminando por un laberinto de helechos que
cubren de piso a techo e interconectan con cámaras internas vestidas con
vegetales multicolores.

En este momento me percato de lo particular que es
este lugar, la temperatura, humedad y aire son distintos. Como me explicará más
adelante mi anfitrión, dada la profunda interacción que existe entre las
plantas, se ha desarrollado un microclima, tengo muchas preguntas que hacerle.
jardin en la azotea
Lúcio, además
de ser un experto en vida silvestre, es un incansable viajero, quien hace trece
años visitó a unos amigos en Buenos Aires, y cenó con ellos en su terraza, esta
tenía un pequeño jardín, del que se quedó prendado. Regresó a México y decidió
hacer algo similar. Después de darse cuenta que su departamento no era apto
para el proyecto, puso la mirada en la azotea de su edificio, que en ese
entonces era un lugar abandonado, atestado de basura, cascajo y fierros viejos,
le esperaba una ardua tarea. El tiempo pasó y trabajó afanosamente para acondicionar
el área, subiendo y bajando bultos.  De
solo acordarme de las escaleras del edificio, en verdad, creo que nada más le
faltó ceñirse una corona de espinas.

el lenguaje de las plantas

Poco a poco y
con una tenacidad napoleónica, Lúcio comenzó a poblar aquel espacio yermo, la
vida comenzó a brotar.

-Tendemos a
subestimar a las plantas, a considerarlas estáticas, inferiores, mudas, nada
más erróneo. Las plantas hablan, y si están juntas se platican, claro, en sus
términos y no con palabras sino con marcas químicas. Cuando una jirafa se
aproxima al follaje de los árboles, estos secretan toxinas de sus hojas para no
ser devoradas. Por el contrario, si el ambiente es propicio, estas florecen en
conjunto,como si se pusieran de acuerdo-, me explica.

Y es algo que se siente
en ese mágico lugar, existe una comunión entre los habitantes, un diálogo que
no se escucha, pero se percibe con los demás sentidos y en el que uno poco a
poco comienza a sumergirse, quizás y porque el hombre a veces recuerda que
siempre vivió rodeado de plantas y en el fondo las añora. Las plantas
nos tranquilizan, mientras nosotros emitimos iones positivos derivados de
nuestras estresadas vidas, ellas expiden negativos, dejando el saldo en cero.
-Esta flora es epífita, crece una sobre otra, no como parásito sino
como una comunidad armoniosa, por eso si llueve, no escurren ni forman charcos,
captan el agua que necesitan, la limpian y la devuelven a la atmósfera como una
nube. Si estos jardines urbanos fueran masivos, el aire de la ciudad se
limpiaría naturalmente, la lluvia se aprovecharía y no habría inundaciones por
drenajes saturados-.

azotea verde
-Una ventaja
que existe en esta ciudad, es que llueve casi seis meses al año, así que no hay
que regar durante un buen tiempo. Sin embargo se tiene la limitante para el
almacenamiento de agua, los edificios no deben cargar el peso adicional que
representan los tinacos para este fin, se requiere de métodos alternos de riego, que aún no están disponibles, por lo pronto hay que hacerlo del
modo convencional, es decir, diariamente con manguera en tiempo de secas-, concluye.

Antes de irme,
doy un último recorrido en este pequeño paraíso, tocado profundamente por el
inspirador mensaje de su creador, quien contra todo pronóstico y sorteando
innumerables adversidades, logró hacer las paces con la maltrecha naturaleza, y
ella, correspondiendo generosamente y sin rencor alguno,
ha emergido nuevamente del árido cemento.

azotea verde wtc

8 thoughts on “Corriente Alterna: El lenguaje de las plantas

  1. Es sensacional escuchar q hay gente haciendo esto en sus casas. Honestamente después de vivir el Deprimido en Mixcoac,de alguna manera estoy enriqueciendo mi patio con más plantas. Todas me proporcionan esa tranquilidad y belleza q hemos perdido. Saludos

  2. Es increíble y motivador el ver que existan personas que desarrollen junglas urbanas ! Contribuyendo a la formación de un ambiente natural y sano en el hogar así como siendo un granito de arena para mejorar nuestro planeta ! Las plantas y el ser humano somos parte de la naturaleza , ambas partes nos necesitamos ! Excelente reportaje !

    1. Rasec, muchas gracias por tu lectura y comentarios. Es verdad, la historia de Lucio es muy motivadora, creo que si se sumaran esfuerzos, cada quien de acuerdo a sus capacidades, pero con el mismo fín, está ciudad sería un lugar mucho mejor. Un abrazo.

    2. Rasec, muchas gracias por tu lectura y comentarios. Es verdad, la historia de Lucio es muy motivadora, creo que si se sumaran esfuerzos, cada quien de acuerdo a sus capacidades, pero con el mismo fín, está ciudad sería un lugar mucho mejor. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *