Cuentos Indios. La preparación


India ciertamente es un lugar de oportunidades, pero como todo y como siempre, hay que saber entrar.

Acabo de toparme con una nota en un periódico indio de circulación nacional, que menciona la salida de India de una empresa metalúrgica mexicana.

Argumenta que deja su planta, en el Estado de Jharkhand desde donde planeaba incurrir en el mercado asiático; y según dice la nota, el motivo es la insaciable corrupción que ha enfrentado.

Esta nota es como para disuadir a cualquiera de iniciar negocios en India pero, al mismo tiempo, hay otras empresas mexicanas y extranjeras, que funcionan maravillosamente.

La mexicana que más sobresale es Cinépolis, quien llegó en el año 2008. Se, que el proceso no les resultó sencillo pero creo que aprendieron rápido a adaptarse a las circunstancias y sobre todo vieron la gran oportunidad que el esfuerzo de su dedicación rendiría. Hoy, tienen más de 80 salas en 35 ciudades con expectativas de llegar a 400 en el 2017. También sé que ante lo caro y escaso que son los espacios, optaron por abrirse mercado en ciudades con altos índices de crecimiento. La primera fue, Pune en el Estado de Maharashtra con casi 6 millones de habitantes.

panaderia francesa la operaHay historias de negocios que iniciaron con ambiciones más humildes, como es el caso de una panadería que se llama La Ôpera. Esta panadería/pastelería francesa surgió de la visión de un joven francés que se encontraba radicado en India y ante la dificultad de obtener buen pan vió la oportunidad de cubrir ese nicho.
Con la ayuda de su padre, un experimentado hombre de negocios, y su familia invirtieron doscientos mil euros en la investigación de mercado. Analizaron desde suministros hasta ubicaciones, realizaron pruebas de degustación apoyados por la Embajada francesa y en 2011 abrieron su primer establecimiento. Hoy tienen doce locales en Delhi y sus alrededores.

Con seguridad nuestros compatriotas realizaron los estudios y análisis correspondientes, pero no me explico cómo es que pasaron por alto la situación política y administrativa del lugar. Es sabido que este Estado formado hace apenas un poco más de una década tiene  muy mala reputación en lo que a calidad y solvencia moral se refiere.

Insisto, India es un lugar de oportunidades, pero hay que hacer muy bien la tarea y como dice el Dr. Kasem Samandarai, fundador de La Ôpera: lo que aquí es un considerado un mercado pequeño, resulta ser muy grande cuando se compara con otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *