Al ojo del amo: Cultura Organizacional

“Cultura organizacional es el patrón de premisas básicas que un
determinado grupo inventó, descubrió o desarrolló en el proceso de aprender a
resolver sus problemas de adaptación externa y de integración interna y que
funcionaron suficientemente bien a punto de ser consideradas válidas y, por
ende, de ser enseñadas a nuevos miembros del grupo como la manera correcta de
percibir, pensar y sentir en relación a estos problemas”(1).
Tengo muy presente aquel día en uno de mis primeros empleos cuando mi
jefe me dijo; Alex, aquí tienes tu radiolocalizador que deberás tener prendido las 24 horas del día e incluso los fines de semana por
cualquier contingencia que se pudiese presentar. Yo respondí, con todo gusto,
cuanto me van a pagar adicional?. Ingenuo yo, la respuesta ya la dedujeron
ustedes. Nada, es parte de tu chamba. Al poco tiempo renuncie y funde mi
primera empresa.
cultura organizacional colaborativa, jerarquica, de desarrollo, competitiva
Ejemplos de organizaciones

Una cultura organizacional puede llegar a ser más o menos atractiva
para la atracción, selección y retención de talento. Entre mayor
correspondencia entre los valores y los propósitos personales del trabajador y
la cultura organizacional, mayor será el compromiso del trabajador y mejor su
desarrollo y contribución hacia la organización. El estilo de liderazgo y la
toma de decisiones puede verse definido dada esta cultura organizacional y el
contexto del mercado. Los valores son los cimientos de cualquier cultura
organizacional, definen el éxito en términos concretos para los empleados y
establecen normas para la organización.

Un reto de toda organización es alinear los cambios que se requieren en
la organización en relación al entorno exterior y a la situación cultural que
se vive internamente. Por ejemplo: hoy sabemos que es indispensable implementar
un  proceso de innovación en cualquier organización, sin embargo, si la
empresa ha sido por muchos años un monopolio u oligopolio, le será difícil
crear una comunidad de innovación y colaboración en corto tiempo simplemente
por que no vivido la necesidad de competir con otro producto.

La cultura desempeña numerosas funciones dentro de la organización.
Primero, crea una diferenciación y en su caso, una ventaja competitiva.
Segundo, transmite un sentido de identidad a los miembros de la organización.
Tercero, facilita la generación de un compromiso con algo más grande que el
interés personal de un individuo. Cuarto, incrementa la estabilidad del sistema
social (2).
Las tendencias que se presentan en el mundo contemporáneo determinan los
cambios, es decir, las nuevas actitudes de las empresas, tales como, la
globalización de la economía, la conciencia ambientalista, la aceleración de
las privatizaciones, las alianzas estratégicas y el avance tecnológico,
conforman un ineludible conjunto de condiciones que afectan las organizaciones.
La organización que mejor interpreta las respuestas ante las demandas de ese
entorno tan complejo y cambiante se resume en competitividad y deberá de
definir que tipo de cultura organizacional es la más adecuada a su momento.

“Sólo somos curiosos en proporción con nuestra cultura”. Jean-Jacques Rousseau

Alejandro Arriaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *