Corriente Alterna: ¿Sabías que si aún eres joven ya no podrás jubilarte?

Cuando Carlo Ponzi llegó a los Estados Unidos en la década de los años veinte, sin más recursos que la ropa que traía puesta y algunos giros postales, se dio cuenta que al cambiarlos le daban más dinero que en Italia. Vivo como la lumbre, Carlo convenció a sus paisanos de apoyarlo con capital para recibir más giros de ultramar y obtener ganancias con el tipo de cambio. En poco tiempo el rumor se esparció y los inversionistas se le arremolinaban por ser parte del fabuloso negocio, en el cual se garantizaba un rendimiento del 50% en tan solo 45 días. Así, muchos dispusieron de sus ahorros, e incluso sacaron préstamos mediante hipotecas para confiárselos al midas, quien puntualmente regresaba el capital más los intereses correspondientes. Su reputación como genio financiero se disparó y en poco tiempo contrató a promotores a quienes les pagaba jugosas comisiones por cada dólar que recaudaban. Con los recursos captados compró incluso el banco en el cual eran depositados y fundó la “Charles Ponzi Company”. Sin embargo, un día los pagos de dividendos empezaron a menguar hasta que súbitamente se detuvieron. Las autoridades intervinieron, la empresa estaba en quiebra, miles de inversionistas habían sido defraudados. Ahora todo estaba muy claro. En realidad nunca había existido un negocio con enormes rendimientos. Estos eran simplemente las aportaciones de los nuevos inversionistas que se entregaban a los primeros, creando así la ilusión financiera. La cual llega a un punto en el cual se vuelve insostenible, al no contar con suficientes recursos para los últimos ahorradores. Había nacido entonces el Esquema Ponzi, mejor conocido como Sistema Piramidal.
Es 2018, la población económicamente activa y adscrita al régimen de pensiones oficial, pagamos nuestras aportaciones bajo la promesa de una jubilación digna al completar nuestra vida laboral.
Desafortunadamente, temo decirles que este atractivo sistema no dista mucho del marrullero esquema Ponzi.
Como antecedente, los países tienen tres tipos de estructuras poblacionales de acuerdo a la edad de los habitantes. Pueden ser progresivas cuando existen más personas jóvenes que ancianas. Estacionarias cuando son equivalentes o regresiva cuando la población de edad mayor es predominante.

Esto en términos económicos implica que mientras más jóvenes existan, mayor cantidad de aportaciones existirán para cubrir las pensiones de la población retirada.
México se caracterizó por presentar estructuras poblacionales progresivas que garantizaron recursos suficientes para hacer frente a las jubilaciones. Sin embargo, las expectativas en nuestro país aumentaron drásticamente desde la década de los cincuentas, por este motivo, la estructura poblacional tendió a ser estacionaria y se estima que será regresiva en el mediano plazo. La situación todavía se agravará al considerar que la población económicamente activa, cada vez es más proclive a la
informalidad, o bien, cotiza menos semanas en el seguro social debido a la falta de empleos de calidad.

Basandonos en los rendimientos obtenidos por las AFORES para el año 2017, que fueron de aproximadamente del 10%, y restándole la inflación en el mismo período (7%), tendremos un rendimiento neto de 3%. Siendo este un monto que no cubre las jubilaciones comprometidas. Por lo tanto se infiere que se dispone de las aportaciones de los ahorradores más recientes, para pagarle a los más antigüos. Esta tendencia continuará acelerándose, hasta que no se cuente con recursos suficientes para todos los jubilados en tan solo un par de décadas.

Desde mi óptica. El sistema de pensiones en México, es un esquema Ponzi amparado por las leyes. Del cual no es posible escapar para el asalariado dada su adhesión obligatoria, y ocasionará serias implicaciones en el futuro inmediato. Al menos para los que estamos al final de la fila.

One thought on “Corriente Alterna: ¿Sabías que si aún eres joven ya no podrás jubilarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *