TEDx Mexico City: Plantas Nómadas

Esta conferencia verdaderamente me cautivó por la posibilidad que representa ante la vida moderna. Gilberto Esparza investiga la tecnología como posibilidad para plantear preguntas y soluciones a los impactos de la huella humana sobre la vida en la tierra. Su práctica emplea reciclaje de tecnología de consumo y experimentos con biotecnología.

En su sitio de Plantas Nómadas anota que este proyecto de investigación busca poder aprovechar la energía que los humanos despreciamos. La base de su investigación es el desarrollo de una celdas de combustible microbianas que generan energía a partir de aguas residuales (contaminadas).

planta nomada

Gilberto nos comenta que la planta nómada nace de una reflexión acerca de los entornos modificados por la actividad humana y sus consecuencias sociales y ambientales. Estos cambios abruptos, impactan en la vida de organismos que tienen que adaptarse o desaparecer.

La dirección que traza esta investigación, obedece a la posibilidad de revertir los fenómenos que afectan a los ecosistemas y por lo tanto a otras especies. Aprender del conocimiento que las demás especies han acumulado a lo largo de millones de años para la reintegración de la materia que es modificada en el ciclo de la existencia; devolverle a la tierra la energía que nos prestó. De esta forma el entono permitirá que la especie humana permanezca.

Si quieres saber más sobre estas investigaciones aquí te dejo el link http://www.plantasnomadas.com/

En particular, esta investigación me llevo a la otra reflexión, aquella sobre el daño que estamos ocasionando a nuestro planeta y las pobres acciones que al respecto estamos haciendo. Las discusiones toman un matiz más bien político y económico entre los países. Incluso, en la vida diaria nos hemos acostumbrado a valorar más por ejemplo la comodidad o la imagén antes que nuestra relación con la naturaleza y con los animales.

La causa mayor al trastorno de nuestro medio ambiente es ocasionado por la energía y sus formas de producirla. La mayor parte de la energía utilizada en los diferentes países proviene del petróleo y del gas natural. La contaminación de los mares con petróleo es un problema que preocupa desde hace muchos años. Desde entonces, se han tomado previsiones técnicas y legales a nivel internacional para evitar o disminuir la ocurrencia de estos problemas con resultados, yo diría insuficientes. Los derrames de petróleo en los mares, ríos y lagos producen una muy peligrosa contaminación ambiental, la que se refleja en daños a la fauna marina, aves, vegetación y aguas. Se ha descubierto que pese a la volatilidad de los hidrocarburos, sus características de persistencia y toxicidad continúan teniendo efectos fatales debajo del agua. Pero, los derrames por accidentes de barcos que transportan el petróleo, en alta mar o cercanía de las costas, no son los únicos causantes de la contaminación oceánica con hidrocarburos. La mayor proporción de la contaminación proviene del petróleo industrial y motriz, el aceite quemado que llega hasta los océanos a través de los ríos y drenajes urbanos incluso de la conocida lluvia ácida. Se estima que en escala mundial 3.500 millones de litros de petróleo usado entran en ríos y océanos, y 5.000 millones de litros de petróleo crudo o de sus derivados son derramados.

Uno de los contaminantes gaseosos más nocivo es el dióxido de azufre, daña los pulmones y otras partes del sistema respiratorio. Otra de las fuentes alternativas de energía desarrollada es la radioactiva, que genera muchos desechos o contaminantes radioactivos provenientes de las reacciones nucleares, de yacimientos de minerales radioactivos, de las plantas donde se refinan o transforman estos minerales y de las generadoras de electricidad que funcionan con materia radiactiva. Todavía no se conoce un método para eliminar estos desechos sin riesgo para el hombre.

Para mi el problema de fondo es que ya nos acostumbramos a lo que la energía y la vida moderna nos ofrece, simplemente para poder leer este articulo donde te ubiques en el mundo, se requiere energía. Las oportunidades de innovación en este sentido me parecen infinitas, Gilberto Esparza nos presenta una admirable propuesta, sin embargo me parecería de lo más interesante que las innovaciones requeridas no se limitan solamente al transporte, energía o tecnología, sino también a nuevas formas de conducta, de vida e incluso de alimentación.

En próximos artículos iré investigando sobre las innovaciones que se están realizando al respecto y o los cambios que han surgido de algunas personas con mayor conciencia en este tema.
Si tu tienes alguna propuesta, por favor no dejes de compartirla. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *